Cuantificación de la carga

La carga a la que sometemos a nuestro cuerpo por una actividad física como puede ser la carrera o el ciclismo se puede cuantificar, lo que nos va a permitir saber cuánto de duro o fácil ha sido nuestro entrenamiento.

Podemos cuantificar por Kcal, por zonas de entrenamiento, kms, trimps, TSS, RPE…

Yo vengo usando los tres siguientes:

  • RPE: la percepción subjetiva del esfuerzo.
  • Zonas de FC: actualmente uso hasta 5 zonas.
  • TSS (training stress score): es una puntuación de estrés que se da al entrenamiento al usar un potenciómetro.

Creo que no se tiene que abusar de ninguno en particular, más bien creo que hay que usar todos pero cada uno en su debido tiempo.

El uso de la FC es un parámetro que se ve muy condicionado por diferentes factores, además hoy en día mucha gente no le parece cómodo el correr con cinta en el pecho y lo hacen usando el sensor de la muñeca, el cual puede dar lecturas más o menos errónea, por no hablar de la respuesta lenta que tiene las pulsaciones a la hora de trabajar en zonas elevadas. Pero no hay que olvidar, que hoy en día cualquier dispositivo por muy básico que sea ya trae de serie la posibilidad de marcar la FC.

En mi opinión la percepción subjetiva del esfuerzo se viene utilizando poco, y es bastante valioso para aquellos deportistas que tienen experiencia y se conocen bastante bien. Es el método más sencillo hasta la fecha y tiene una gran correlación con las intensidades de la Fc y la potencia.

Y en cuanto a la potencia lo bueno que tiene es que es instantánea, y solo con dar un par de zancadas ya puedes estar trabajando en tu zona objetivo, pero cuidado, que al ser instantánea enseguida nos podemos salir de nuestra zona objetivo.

Os invito a probar con todos y no quedaros solo con uno.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *