Stryd

¿Aún no conoces lo que es Stryd?

Stryd es un potenciómetro de carrera.

Ya lleva bastantes años en el mercado. En sus primeros modelos los datos de potencia te los daba llevando una cinta en el pecho, pero a día de hoy ya es por medio de un dispositivo que se pone en la zapatilla.

Actualmente va por una segunda generación, la cual tiene en cuenta la posible resistencia del aire en el entrenamiento, la primera no daba esta posibilidad.

¿Y para que sirve un potenciómetro?

Si vienes del mundo del ciclismo todo te resultará más que familiar.

Stryd es un dispositivo electrónico el cual registra la potencia que ejercemos durante nuestra carrera, a día de hoy está considerado el aparato más fiable que proporciona estos datos (aquí os dejo un enlace, pinchar aquí)

La potencia se puede volcar en la aplicación móvil de Stryd, y también vincular la cuenta con el dispositivo que tengamos por medio de Bluetooth para que los datos nos salgan en nuestro dispositivo de muñeca.

Es un dispositivo caro, por encima de los 200€, pero puede dar mucha información siempre y cuando sepamos usar esos datos. Cuanto más sepas usarlo, más barato te parecerá.

Los datos de potencia que se consiguen se pueden ver luego en la aplicación nativa de Stryd en el móvil, o su plataforma web.

Pero la pregunta que muchos os estaréis haciendo, ¿cómo se entrena con potencia? Pues bien, en este caso se debe de conseguir el FTP / CP (umbral funcional de potencia / potencia crítica) que viene siendo una potencia por medio de la cual se crean distintas zonas de entrenamiento. Para que te hagas una idea, sería algo similar a las zonas de frecuencia cardiaca que todo el mundo conoce.

Zonas de potencia

Zonas de potencia

Una vez que tengas esas zonas de potencia es cuándo sacarás lo mejor de ti y de Stryd. Cada zona de potencia corresponderá a un sistema energético diferente.

Alguna diferencia importante a la hora de entrenar con este dispositivo es que cada 4-5 semanas tendrás que hacerte un test para actualizar tu FTP / CP, ya que este es muy cambiante.

Y una de las mayores diferencias con la frecuencia cardiaca es que la potencia es instantánea, algo realmente útil. Por poneros un ejemplo… Imaginar que para hacer unas series tenéis que trabajar en vuestra Z4 de FC, pues bien, para llegar a esa Z4 pasará un tiempo, tal vez 1′ hasta llegar a esa Z4 objetivo. Pues bien, eso con la potencia no pasa. Con la primera pisada podéis estar en vuestra zona objetivo de potencia con lo que vuestro entrenamiento será cuantificado a nivel de intensidad mucho más alto.

No me voy alargar más. Creo que la potencia al igual que en el ciclismo ha llegado para quedarse. Cada vez más gente usa este dispositivo, y cada vez se implantará mas.

En el blog de Eduard Barceló encontraréis mucha más información sobre Stryd y sobre como entrenar con él.

Bienvenidos al futuro.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *