Trabaja tu core.

Una de las zonas más olvidadas por muchos corredores es la zona del core.

Esta zona comprende la musculatura abdominal, lumbar y glútea.

Decimos que es olvidada ya que muchos corredores no suelen hacer un trabajo específico de ella.

Todo lo que sea trabajo del core nos va a repercutir positivamente a la hora de correr.

Un core más fuerte hará que nuestra estabilidad mejore, y como resultado nuestra fuerza, y si ésta mejora también lo hará nuestra carrera. Correremos con menos esfuerzo.

Se evitan muchas lesiones, las cuales se pueden desencadenar en los pies y rodillas por descompensaciones en la cadera al no tener un core bien trabajado.

¿Te parecen suficientes estos dos grandes motivos?

A mi sí.

No olvides el trabajo de core en tus entrenamientos de carrera, lo ideal serían 2 días por semana.

Categorías: Fuerza

0 comentarios

Deja una respuesta